El marketing va sobre cómo los valores de los consumidores se trasladan a aspiraciones, inseguridades, miedos y motivaciones.

“El marketing va de valores”, Steve Jobs.

Steve Jobs estaba en lo cierto. Según él, la manera en que se ha de hablar sobre una marca no debe ser un: “por qué somos mejor que windows “, sino que se han de transmitir valores. El marketing va de beneficios, en vez de características sobre el producto. “Nuestro consumidor quiere saber quien es Apple y qué es lo que esta marca significa”.Pero lo que no dijo es que los consumidores en realidad solo quieren saber qué es eso que la empresa representa.
Marketing, al fin y al cabo, no es solo los valores de la empresa, es sobre entender lo que eso significa a los consumidores y coger ese significado para crear un sentimiento lo suficientemente fuerte que acaben comprando un producto que ofrece la compañía Steve Jobs sabía que la gente se preocupa más por ellos mismos que por Apple, y también sabía que la charla que solía hacer sobre marketing, en realidad, hablaba del marketing en su
esencia más pura.
Es por lo que decía cosas como:
“El corazón de apple son los valores, es por lo que creemos que gente con pasión puede
cambiar el mundo para mejor” o “La gente que cree que pueden cambiar el mundo serán esos
que lo harán”
Al decir todo eso sabía de sobras que no estaba hablando sobre los consumidores, los estaba
hablando directamente a ellos.

LA GENTE NO SE PREOCUPA DE TI, LA GENTE SE PREOCUPA DE ELLA MISMA

La gente solamente se preocupará por ti en el caso de que tú les llenes con eso que quieren o
necesitan. Por ejemplo, la gente en los negocios no actúa en acto de caridad. Ellos solamente
hacen negocios contigo porque ellos creen que tú estás aportando valor.
La gente no va a un bar de copas a tomarse un whiskey porque mola, ellos entran en un bar de
copas porque se quieren sentir que molan. La gente no bebe whiskey porque es fuerte o
varonil, sino que lo hacen porque se sienten fuertes y varoniles
De la misma forma, la gente no compra Apple porque les gusta la marca y creen que la gente
con pasión puede cambiar el mundo, sino que la gente consumidora de Apple poseen sus
productos porque quieren sentirse que ellos son una de esas personas que cambiarán el
mundo.
Y es que el éxito de una empresa, y por lo tanto el mensaje de marketing, es en parte llegar a
descubrir qué quiere la gente. Y así, conseguir finalmente llenarles de eso que quieren.

LA GENTE SE PREOCUPA DE LA FORMA EN QUE LOS HACES SENTIR

Hay un número elevado de empresas que han surgido nuevas y que se dedican a vender ropa
con elefantes con tal de transmitir el mensaje de “salva a los elefantes”
Y es que estás marcas no son populares porque el hecho de donar dinero a organizaciones
para la protección de animales hace sentir mejor a las personas, sino porque los elefantes
hacen sentir bien a la gente
¿Y todo esto por qué? La respuesta es muy sencilla. Si quieres vender ropa casual que esté de
moda, fíjate en quien la compra. Una vez sabes quién la está comprando (y todos sabemos que
es gente entre los 20 y los 30 años), entonces mira el porqué la están comprando: Sus valores,
sus inseguridades, sus quereres, aspiraciones y motivaciones.
Por lo tanto, si nos fijamos, los elefantes son sociables, bonitos y listos. Son exóticos para
verlos de forma especial, pero no tan exóticos como para llegarlos a ver extraños. Son
familiares, fuertes y no dan miedo. Los elefantes son trendy.
Y si piensas que eso es ir demasiado lejos, fíjate en esto: Casi cada fumador quería ser un
hombre Malboro, y es que al final tienes que entender que, cuando se trata de inspirar
emociones, un elefante no está tan lejos de un cowboy.
El marketing va sobre descubrir quién son tus clientes, qué valores tienen y lo más importante
cómo esto manifiesta sus inseguridades y aspiraciones.